Cerveza Artesanal en España, su historia

La historia de la cerveza en España.

Es la bebida fermentada que amamos, una de las consumiciones más antiguas y duraderas de la historia humana.

Los registros arqueológicos más antiguos remontan su aparición aproximada en torno al Creciente Fértil, coincidiendo con el descubrimiento del cereal silvestre y el comienzo de la agricultura lo que fomentaría en la especie humana el fenómeno del sedentarismo.

Primeros vestigios

Sin embargo, ésta realidad histórica no significa que no existiesen más “sopas de cereal” en otras partes del mundo.

Centrándome ya con nuestra Península Ibérica (actuales España y Portugal), fueron los eruditos clásicos Estrabón y Plinio el Viejo los primeros en atestiguar una curiosa bebida alcohólica, fabricada por los pueblos nativos ibéricos, de sabor dulce y resultados intensos.

Estos pueblos elaboraban y consumían esta bebida en celebraciones religiosas en honor a sus dioses.

La denominación que tales sabios le dieron a la bebida fue caelia.

✔ Durante el Imperio Romano

Posteriormente, la civilización romana llegaría a las costas ibéricas y adquiriría los territorios como suyos, fundándose la provincia de Hispania.

Junto al proceso romanizador que impulsarían (modificar costumbres nativas a la tradición de la por entonces República Romana), llegaría el culto a Ceres, divinidad responsable de las estaciones y por tanto, custodia de la agricultura.

Su devoción era practicada por el populus o clase baja trabajadora, en su mayoría encargada del cultivo de los campos.

Alcanzados los días entre el 12 y 19 de abril, Ceres era honrada por sus súbditos, quienes le solicitaban protección para sus campos y, en su honor, consumían Cervisia: la bebida fermentada con cereales germinados gracias a la bienaventuranza de Ceres.

No podemos estar seguros acerca del origen de esta festividad y si la Cervisia surgió de los contactos orientales próximos al Creciente Fértil o si algo tuvo que ver los textos escritos de Plinio el Viejo y Estrabon.

Puede que ambas realidades convergieran. O, sencillamente, la accidentada fermentación en algún depósito de cereales de alguna provincia romana, descubriese las propiedades de aquella sopa y al no encontrar explicación, se recurriera a la diosa Ceres.

Sea como fuere, su culto se mantuvo, como representativo del colectivo agrícola hispánico-romano.

Caelia la cerveza de los celtíberos
Caelia la cerveza de los ibéricos

➜ Cerveza como bebida real

Ahora hemos de dar un fuerte salto histórico.

Pues con la caída de la civilización romana, el consumo y elaboración de la Cervisia desaparecerían, perdiéndose en muchos casos o, en su defecto, almacenadas sus recetas en depósitos de conocimiento al servicio de unos pocos privilegiados.

Con ello, la vieja Hispania viviría una época de oscuridad, con algún atisbo de luz en torno al que conocemos como periodo Medieval o Medievo.

La bebida de cereales caería en el olvido, pues fue el vino el que potenció con mayor relevancia en la vida de las gentes en este periodo, especialmente en los estamentos nobles, impulsando su consumo en toda la sociedad del momento.

Y no sería hasta mediados del Siglo XVI cuando la ya conocida en Centroeuropa como Cervesa o Cerveza, volviese a ocupar su lugar preferente.

✔ Carlos I y su afición por la cerveza

Aunque pueda sorprender al lector(a), la inclusión de la cerveza en la España del Siglo XVI llegó de la mano de un rey, quien después sería emperador: D. Carlos de Gante, más conocido como Carlos I de España y V de Alemania.

Su afición por la cerveza era genética y cultural: durante el periodo medieval europeo, zonas cuyas condiciones climáticas eran desfavorables para la producción de vino, soportaban la fabricación de cerveza, cuyas recetas fueron redescubiertas en monasterios y abadías, para disfrute de religiosos primero y ciudadanos “corrientes” después.

Posteriormente, la cerveza se convertiría en la bebida de la nobleza europea, siendo protagonista de incontables acontecimientos históricos y aventuras.

Pero eso ya es otra historia…

Regresando al momento y lugar que nos ocupa, Carlos I de España no quería separarse del consumo de cerveza.

Por esa razón, incluiría en su séquito a dos  maestros cerveceros con una misión no menos importante: localizar un enclave adecuado para la fabricación constante de cerveza, cuyo únicos clientes serían la familia real de D. Carlos.

Uno de ellos sería Van der Hesen, quien acompañaría al monarca hasta su retiro en Yuste, fabricando la receta cervecera a la maniera belga, como tanto le gustaba a su patrón.

Con la muerte del monarca, la cerveza no desaparecería, ya que sus descendientes seguirán consumiendo la bebida, como tradición y símbolo de poder, que compartirían con unos pocos elegidos de la corte, aunque el círculo se iría progresivamente ampliando con el paso del tiempo.

Carlos I de España
Carlos I de España (Carlos V de Alemania)

➜ Cerveza como negocio

La dinastía de los Habsburgo (iniciada por Carlos V) llegaría a su fin con Carlos II el Hechizado quien falleció sin descendencia.

Una guerra se libraría y el campo de batalla sería en el Reino de España y una nueva dinastía subió al trono: los Borbones.

Su primer representante, Felipe V, será quizás el mayor promotor de la cerveza en el Reino de España.

Pues en 1701 el nuevo monarca propició medidas para la compra extranjera de cerveza a Gran Bretaña para satisfacer el incremento de la demanda española en aumento.

Por ello, impulsó medidas para acreditar a los puertos de Santander y Cádiz como enclaves para la importación cervecera, para su venta en los territorios españoles peninsulares y para la exportación del sobrante con destino a los territorios americanos de ultramar.  

✔ Cerveza en España: El impulso de Carlos III

Un nuevo paso daría el rey Carlos III, quien propició la creación de fábricas especializadas en fabricación de cerveza, para 1778, prohibiendo la compra extranjera de la bebida fermentada y potenciando una elaboración autosuficiente con ingredientes locales (aunque alguno todavía se importará desde el extranjero como fue el caso del lúpulo).

Mediante Real Decreto estableció que los puertos de Santander y Cádiz fueran los elegidos para la exportación de cerveza a ultramar (cuya demanda crecía cada año).

También ofreció rebajas fiscales y protección real a las empresas que centrasen sus esfuerzos en la producción de cerveza con destino a las Américas.

Para los siglos XIX y XX, España se consagra como un país productor ya no solo para la venta extranjera sino también el abastecimiento nacional, surgiendo empresas regionales (La barxa en Vigo, La Salmantina en Salamanca, Gambrinus en Valladolid, Victoria en Málaga…) y grandes empresas que monopolizarán la producción y consumo (Cervezas de Santander o Cerveceros del Norte).

Incluso para mediados del Siglo XX, aparecerá la que podemos llamar Gran Corporación: Unión Cervecera S.L.

La producción se generaliza y con ella el tipo de producto: lager internacional, asemejándose a un refresco, para beber “a litros” y especialmente en verano.

Esta edad dorada culminará para finales de siglo (década de los 90), cuando entren al tablero de juego modelos de empresa a escala internacional (Mahou, Heineken, Guiness …), desbancando la producción y recetas nacionales, para implementar las suyas.

➜ Regreso a la artesanía: cerveza de proximidad

No será hasta el 2008 (y años posteriores), cuando el gusto por producir cerveza regrese a la mente de varias almas inquietas y aparezcan fábricas de cerveza artesanal en España .

De entre los motivos que generaron rescatar la elaboración casera o tradicional de cerveza, dos son los más importantes:

  1. Búsqueda de cervezas diferentes: los primeros fabricantes de cerveza artesanal, que iniciaron en España el movimiento, resaltaron ésta como su principal motivación: crear productos diferentes a la oferta industrial que abarcaba en supermercados y hostelería. Ofrecer diversidad cervecera en un mundo monocromático.
  2. Crisis del 2008: la realidad española desde aquel año fue terrible, con altos índices de paro y poca contratación. Sin olvidar la filosofía para la elaboración artesanal, hay que tener en mente que la producción de cerveza también fue una salida profesional para muchos aficionados/as que ya elaboraban en sus casas, disponían del conocimiento preciso para ello, deseaban emprender o buscarse un nuevo futuro para reinventarse, etc. El movimiento cervecero artesanal llegó, en definitiva, en un momento de verdadera necesidad.

Los inicios no fueron nada sencillos. Entienda el lector(a) que, aun cuando un país como España sea fuertemente consumidor del producto que nos ocupa, ello no quiere decir que haya gente dispuesta desde un inicio a consumir un nuevo producto fermentado, simplemente porque en su etiqueta ponga “natural” o “artesanal”.

Ciertamente, los primeros emprendedores tuvieron largo camino por asentar, debiendo crear canales de distribución y venta, culturalizar al cliente potencial, encontrar el hueco administrativo para elaborar su producto sin resultar ilegal o, en su defecto, pelear contra la enorme industria cervecera ya asentada.

✔ Aparición de la cerveza artesanal en España

Entre las cervezas artesanales de España podemos nombra marcas como Dougall`s (Cantabria), Cerveses Gardenia (Tarragona), Cervezas La Cibeles (Madrid), Laugar (Euskadi – País Vasco), Caleya (Asturias) o Cervezas Yakka (Murcia) entre otras.

Abrirían camino al emprendimiento e impulsarían los engranajes de una dinámica productora alternativa que todavía hoy sigue girando, con efusivo interés y buscando adaptarse a los tiempos cambiantes de nuestra actualidad.

Cervezas artesanales de España
Algunas de las cervezas artesanales de España

Actualmente son más de 500 marcas las que ofrecen productos diferentes, buscando identificarse tanto con el entorno en el que elaboran como colaborando entre sí, haciendo del movimiento una filosofía de colaboración al compartir conocimientos y ofrecer nuevas recetas al cliente final.

El movimiento cervecero español no ha hecho más que comenzar.

Y su historia no ha hecho más que comenzar…

Gracias Javier Cameno Higuera.

Historiador, divulgador y beersommelier

Enlaces y bibliografía:

García Barber, Xavier.  Orígenes e Implantación de la industria cervecera

Van der Hessen. Historia de la Cerveza en España (blog)

 ⭐ Si éste artículo te pareció interesante, déjanos tus comentarios 

  ⭐ Apreciamos tu valoración. Selecciona cuántas estrellas le das ⭐⭐⭐⭐⭐

Muchas gracias por leernos 😃

Valorar post

Deja un comentario